¿Qué es un implante dental?

Un implante dental es un tratamiento altamente demandado por los clientes en nuestra clínica dental en Gran Canaria. Durante nuestra vida, nuestros dientes se van desgastando y pueden romperse, o por traumatismos o por otros motivos, podemos perder una pieza dental.

Esta situación puede tener consecuencias en el proceso de masticación y en la mordida, pudiendo afectar nuestra salud dental.

Existen diversas formas de reponer esta pieza dental perdida. En los últimos años, se ha hecho muy popular los implantes dentales.

En este artículo, os explicaremos qué es un implante dental y cuándo es aconsejable usar este tratamiento odontológico.

¿En qué consiste un implante dental?

Un implante dental es el reemplazo de una pieza dental elaborado con un material biocompatible que tiene por finalidad reponer la raíz del diente perdido sobre el que se colocará el resto de elementos que conforman un diente.

Generalmente, los implantes se realizan con titanio puro, material conocido por su  excelente biocompatibilidad, es decir, que no genera rechazo del cuerpo.

En el proceso de reposición de una pieza dental, el implante dental es la primera fase del tratamiento de sustitución de la pieza dental perdida, y es la base sobre la cual se fijarán las prótesis, coronas o puentes.

La colocación de un implante requiere de una intervención quirúrgica; razón por la cual no todos los casos de pérdida de pieza dental se pueden solucionar con un implante dental.

¿Qué requisitos debe tener un paciente para poder colocar un implante?

Como hemos explicado, para la colocación de un implante dental es necesario realizar una cirugía.

Para ello, es necesario que el paciente cumpla los siguientes requisitos para que este tratamiento sea exitoso; a saber:

  • Debe tener encías sanas y condiciones óptimas de higiene bucal.
  • Muchos especialistas no colocan implantes en personas fumadoras.
  • No es recomendable que el paciente presente patologías previas que puedan comprometer este tratamiento, como por ejemplo, la diabetes o la osteoporosis, o personas que hayan sido tratadas con quimioterapia.
  • Es importante que haya espacio suficiente para la colocación del  implante. Esto no siempre es posible porque debido a la pérdida del diente, pueden moverse el resto de piezas.
  • La cantidad de hueso para colocar el implante debe ser suficiente para que se disponga de una base sólida donde sujetarse.
  • El paciente debe tener una mordida correcta que garantice la estabilidad del tratamiento.

¿En qué consiste la cirugía para la colocación de un implante dental?

Básicamente, la cirugía para la colocación de un implante dental consiste en hacer un corte en la encía donde el dentista hará una perforación hacia el hueso alveolar, donde se colocará el implante.

En muchos casos,  el dentista tiene que sacar la pieza a reemplazar. En esta situación, primero se hace una extracción del diente y, cuando se recupere tanto el hueso como la cicatrización de la encía, se procede a la colocación del implante.

Los odontólogos suelen poner piezas temporales para no comprometer la salud dental y estética del paciente, evitando de esta manera que queden espacios vacíos entre los dientes.

Una vez realizada la colocación del implante, se debe dejar de nuevo que el hueso y la encía se recuperen para completar el tratamiento de reemplazo de la pieza dental.

Con ello se pretende que el implante se integre en el hueso, creando una base sólida y permanente para que el resto de partes que completarán el diente sustituido no se desplace ni interfieran con los demás dientes.

Esto no solo puedan crear, no solo molestias desagradables, sino que garanticen una buena masticación y mordida; que no modifique el habla o comprometa la salud dental del paciente.

Puedes preguntarnos sobre nuestros tratamientos de implantes dentales y solucionar los problemas que generan los dientes perdidos o en mal estado que afectan tu salud dental y tu bienestar en general.

Leave a Reply