El hueso alveolar

El hueso alveolar es un elemento importante dentro de la salud dental. Cuando los problemas dentales afectan a este hueso, podemos hablar de patologías complicadas.

En nuestra clínica dental en Las Palmas de Gran Canaria, somos especialistas en este tipo de tratamientos dentales con excelentes resultados.

En este artículo os explicaremos qué es el hueso alveolar y qué función tiene, así como las patologías que pueden presentarse en este importante elemento de nuestra salud dental.

El hueso alveolar

El hueso alveolar es el hueso del maxilar, o conocido como el hueso de la mandíbula,  en el que se encuentran los alvéolos (o espacios) en la que se encajan las raíces de nuestros dientes.

Esto hueso, como las mandíbulas, tenemos uno en la parte superior y otro en la parte inferior en el espacio bucal.

Este hueso se desarrolla aproximadamente en la semana séptima de gestación, en la que poco a poco se van desarrollando los surcos o espacios en los que también se van formando las piezas dentales.

¿Cuál es la función del hueso alveolar?

La función principal de ese hueso es la de dar alojamiento y sostén a los dientes. Además, protege los nervios y los vasos sanguíneos que circulan. Este hueso también representa una especie de reserva de calcio para los dientes.

Este hueso sujeta los dientes en procesos importantísimos como la masticación, el proceso del habla (conocido como fonación), y en la deglución de los alimentos, permitiendo el equilibrio de las fuerzas que se generan en los mismos.

El hueso alveolar tiene las mismas características que otro hueso de nuestro sistema óseo.  Es por ello, que puede sostener de una manera rígida las piezas dentales  a la vez que presenta una resistencia y elasticidad a las posibles fracturas a las que puede verse afectado.

Este hueso contiene una gran cantidad de colágeno en su composición, así como otros minerales como la hidroxipatita, carbonato de calcio y sales minerales.

¿Cómo se estructura el hueso alveolar?

Este hueso tiene las siguientes partes:

  1. Bordes alveolares: es la parte del hueso que rodea los cuencos o alvéolos dentarios.
  2. Alvéolos dentarios: son los espacios o cuencos o espacios en los que se incrustan las raíces de los dientes.
  3. Tejido óseo: representa el hueso en sí mismo. Es donde se encuentran las fibras periodontales (que tienen como función la sujeción de las piezas dentales), los vasos sanguíneos y los nervios y los componente propios de este hueso como parte del sistema óseo del cuerpo.

¿Qué enfermedades se pueden presentar en el hueso alveolar?

El hueso alveolar puede originar diversas enfermedades bucales o problemas que afectan a nuestra salud dental.

Uno de los principales problemas que se pueden generar es la pérdida de este hueso, y que puede ocurrir por los siguientes motivos:

  1. Extracciones dentales complejas: cuando una persona pierde los dientes o se extraen sin ser suplantados por otras piezas, se produce un proceso de reabsorción de este hueso que se vaya eliminando el espacio del hueso para  realizar un implante dental.
  2. Periodontitis: esta enfermedad bucal provocada por la placa bacteriana puede ser tan devastadora, que no solo puede ocasionar la pérdida de la encía. Una vez acaba con la encía, estas bacterias actúan contra el hueso, ocasionando que los dientes pierdan sujeción y se muevan, ocasionando la atrofia maxilar.
  3. Por uso de dentaduras: Las dentaduras removibles pueden ocasionar la erosión del hueso porque al no tener un diente encajado, los elementos que lo sujetan no hacen su función y acaba por desaparecer.

Tener buenos hábitos de higiene dental evita situaciones que comprometen la salud del hueso alveolar; así como mantener una buena alimentación que contribuye a mantener huesos fuertes y sanos.

Leave a Reply