El bruxismo: la consecuencia del estrés en nuestra salud dental

El bruxismo es una molesta consecuencia del estrés. Muchos de los daños que pueden sufrir nuestros dientes están relacionados con ella.

Seguramente no os suene esta palabra, pero en términos cotidianos lo conocemos como “rechinar los dientes”

En nuestra clínica dental en Las Palmas tenemos tratamientos específicos para este problema.

En este artículo podremos explicar mejor en qué consiste, cómo evitarlo y las soluciones.

¿En qué consiste el bruxismo?

El bruxismo es una situación en la cual los músculos que participan en la masticación realizan movimientos bruscos, intensos y de manera inconsciente.

Esta anomalía aparece en la edad infantil, pero también lo padecen los adultos. Generalmente, estos movimientos se producen durante el sueño.

¿Cómo puedo saber si padezco de bruxismo?

Los síntomas del bruxismo son varias, y existen casos en los que no se presentan a pesar de sufrir sus consecuentes.

En general, los síntomas pueden ser:

  1. Dolor en la mandíbula y en los oídos.
  2. Dificultades en las articulaciones que se encuentran en la mandíbula.
  3. Cefaleas o dolores de cabeza
  4. Episodios de ansiedad
  5. Sensibilidad dental a temperaturas extremas y a los alimentos altos en azúcar.
  6. Dificultad para dormir

Las diversas causas del bruxismo

Las causas del bruxismo son variadas. Las podemos organizar de la siguiente manera:

Las causas fisiológicas

Se refiere a anomalías relacionadas con traumatismos en la mandíbula, la mala alineación de los dientes.

También puede estar relacionada con la acción de algunos medicamentos y de patologías relacionadas con las articulaciones.

Las causas psicológicas

En la edad adulta, el estrés y la ansiedad tiene una especial incidencia en el bruxismo. Como una manera de descargar esta presión psicológica se tiende inconscientemente a apretar las mandíbulas.

¿Cómo afecta el bruxismo a la salud dental?

Los principales afectados son los dientes y las encías.

Respecto a los dientes, el desgaste provocado en el esmalte por la presión constante y, en ocasiones con fuerza, erosionan y deforman las piezas. Este daño puede producir sensibilidad dental.

Además, ante el debilitamiento del esmalte es más fácil que la placa bacteriana actúe, dañando aun más la pieza dental a través de la caries.

En casos avanzados, el bruxismo puede ocasionar tal nivel de desgaste en los dientes que compromete la estabilidad de los mismos en el hueso alveolar, produciendo movilidad dentaria y fractura de las piezas dentales.

En cuanto a las consecuencias que afectan a las encías, el bruxismo provoca su inflamación y favorece la retracción de las mismas, con las consecuencias negativas que tiene para nuestra salud dental.

El bruxismo más allá de la salud dental

En general, el bruxismo produce otro tipo de consecuencias en otras partes de nuestro organismo. Por ejemplo, a la articulación temporomandibular, afectando directamente los músculos que intervienen en el proceso de masticación.

La sobrecarga de esta articulación, que conecta la mandíbula inferior con el hueso del cráneo, produce:

  • dificultad para dormir o insomnio
  • dolores de cabeza
  • dolores en los oídos
  • dolores en las cervicales

¿Cómo se puede tratar el bruxismo?

Tal y como hemos visto anteriormente, las causas de esta anomalía pueden ser físico y psicológico.

Las causas psicológicas deben ser valoradas por los especialistas, siendo ellos los que determinarán el tratamiento adecuado.

Los tratamientos que dependen de la odontología se centran en evitar al máximo el daño posible.  En este sentido, es común la aplicación de los siguientes tratamientos:

  • Las férulas de descarga
  • Rehabilitación con prótesis

Las férulas de descarga

Las férulas de descarga son prótesis removibles que ayuda a ajustar la dentadura alineando la mordida. Se utiliza por la noche para evitar el movimiento inconsciente.

La función de este dispositivo es absorber la presión que se ejerce sobre el diente  e intentar reconducir la articulación.

Rehabilitación por medio de prótesis

Cuando no es suficiente la acción de las férulas de descargas porque el bruxismo se encuentra en un estado muy avanzado, el tratamiento indicado es la recuperación de los dientes implicados a través de prótesis dentales.

Con este tratamiento se pretende reconstruir la posición de los dientes para conseguir una correcta funcionalidad de la articulación temporomandibular.

Si crees que sufres de bruxismo, no dudes en acudir al dentista. Sin embargo, es aconsejable controlar el estrés que pueda influenciar en el comportamiento de la articulación, a través de ejercicios de relajación y dormir manteniendo una correcta postura corporal.

Leave a Reply